Lagrimas del Himalaya 1Kg

3,78 €
Impuestos incluidos

La sal del Himalaya se trata de un tipo de sal mineral procedente de las montañas de Pakistán.

La sal de este tipo proviene por regla general de la mina de sal de Khewra en el distrito de Jhelum, que es la segunda más grande del mundo. Se encuentra a 160 kilómetros desde Islamabad y a 260 kilómetros desde Lahore. Se caracteriza por presentarse al consumidor en forma de cristales de color rosado característico, usualmente para ser molida justo en el instante de ser dispensada.

Cantidad

La sal del Himalaya se trata de un tipo de sal mineral procedente de las montañas de Pakistán.

La sal de este tipo proviene por regla general de la mina de sal de Khewra en el distrito de Jhelum, que es la segunda más grande del mundo. Se encuentra a 160 kilómetros desde Islamabad y a 260 kilómetros desde Lahore. Se caracteriza por presentarse al consumidor en forma de cristales de color rosado característico, usualmente para ser molida justo en el instante de ser dispensada.

Los yacimientos de sal se formaron hace alrededor de unos 250 millones de años en el periodo Jurásico. En las primeras épocas de la Tierra los continentes estaban unidos en lo que se denomina Pangea. Según fue avanzando el tiempo geológico algunas partes de la Tierra se elevaron y algunos mares se secaron.

Los minerales son solubles de forma distinta en el agua y también precipitan en un determinado orden, así primero se deposita el yeso, a continuación el sulfato de calcio y por último las sales presentes en el agua, como puede ser el cloruro sódico. La sal del Himalaya es una sal que contiene calcio, potasio, magnesio, hierro, manganeso, flúor, yodo, zinc, cromo, cobre, cobalto y oro.

Se puede emplear disuelta en agua como una elaboración casera de agua mineral, puede emplearse en la cocina como 'sal de mesa' con el uso de molinillos especiales.

El ministerio de Salud de Alemania ha podido detectar en este tipo de sal hasta 10 tipos de oligoelementos diferentes, con un contenido de un 98 % de cloruro sódico (lo que la convierte en una sal no refinada).

El mayor contenido tras el NaCl es de Magnesio (un 0.7 %). A veces suele emplearse como sal kosher. En su uso en rituales, o simplemente por decoración puede encontrarse en la elaboración de lámparas de sal. Se emplea en ciertas aplicaciones medicinales.

Nutriente para el organismo
Las funciones elementales de nuestro cuerpo se basan en un equilibrio entre las sales y los fluídos. Por eso, desde hace siglos, la sal se utiliza como un nutriente importante para nuestro organismo. Podemos usarla en diferentes aplicaciones, tanto externas como internas.


Aplicaciones Externas

Baños de sal
En la actualidad para los baños de sal se usan concentraciones que van del 1% hasta el 8%. La duración del baño debe comenzar con 5 o 10 minutos y puede alargarse como máximo hasta los 20 minutos, nunca más. La temperatura del agua no debe ser superior a los 38°. Si se aplican en casa, deben reducirse a dos por semana. Después del baño, hay que taparse bien y reposar en la cama durante una hora. Para este tipo de baños se deben utilizar siempre sales cristalinas del Himalaya, nunca sal con componentes químicos o artificiales. Para una bañera de 120 litros, se necesita 1,2 Kg. de sal para conseguir una solución del 1%. Estos baños están recomendados para mejorar problemas cutáneos, articulares y reuma, a parte de poseer un efecto relajante, refrescante y renovador de la energía.

Lavados con sal
Para los lavados de nariz, garganta y ojos se utiliza una solución isotónica del 0,9%. Para ello se disuelven 9 gramos de sal en un litro de agua tibia. Los lavados oculares se llevan a cabo con la llamada bañera ocular, un pequeño recipiente de cristal o plástico. Los lavados de nariz se realizan con la solución isotónica templada, ayudados por una lota nasal. Esta solución también es adecuada para hacer gárgaras.

Fricciones, cataplasmas y compresas de sal
Se usa en problemas de piel, contusiones y dolores musculares.

Cosmética de sal
Podemos encontrar diferentes productos de higiene y cosmética con sal del Himalaya. Una forma de aportar las propiedades de esta sal a nuestra piel.


Aplicaciones Internas

Inhalaciones de sal
Para ello se pone sal del Himalaya en un recipiente con agua hirviendo. Se inhalan los vapores colocándose sobre el recipiente y cubriendo la cabeza con una toalla.

Solución salina
Para elaborarla, se colocan trozos grandes de sal del Himalaya en un tarro de vidrio con agua baja en minerales. El agua estará saturada cuando no se disuelvan más los trozos de sal, alcanzando una concentración del 26%, más o menos tras 24 horas. Cuando se encuentre preparada, se toma cada mañana una o dos cucharadas de postre disueltas en un vaso de agua baja en minerales, antes de desayunar. Se debe usar siempre una cuchara de plástico, no de metal. También se puede disolver en una botella de agua y beberla a lo largo del día.

Condimento en la cocina
La sal del Himalaya molida fina se usa para condimentar comidas y alimentos.

Lámparas de sal
Las lámparas de sal son ionizadores naturales que llenan la casa de una calidez muy confortable y agradable. Nuestra salud física y mental está influenciada entre otras cosas por la correcta ionización de nuestro entorno. Las lámparas de sal son ionizadores naturales que aportan calidez y claridad a los espacios. Por la belleza natural de sus formas se pueden utilizar para embellecer cualquier lugar. A través de su luz y color, favorecen la creatividad, el relax, la claridad mental y mejoran la concentración. En Feng Shui se utilizan para mejorar la energía de alguna zona concreta.

Salarium o Cámaras de sal
Los salarium o cámaras de sal son habitaciones realizadas con bloques de sal del Himalaya. Las paredes, el piso y el techo están elaborados con sal del Himalaya. Los salarium ayudan a mejorar la salud del aparato respiratorio.

721ASG-03